Dos meses después, vamos hasta el Caribe para ver cómo avanza la (lenta) reconstrucción tras el Irma

El huracán Irma ha sido el más fuerte registrado nunca en la zona del Atlántico. Su longitud de 200 kilómetros y sus potentes rachas de viento de hasta 360 kilómetros por hora dejaron numerosos destrozos materiales que aún siguen patentes en la costa de Estados Unidos y el Caribe. Dos meses después, las zonas más castigadas están totalmente desoladas y se espera que hasta dentro de un año no se vuelvan a reabrir los resorts de la zona.