Un policía, el ángel de la guarda que salvó a un bebé con un masaje cardiopulmonar

Un bebé recién nacido en Estados Unidos a punto ha estado de morir si no fuese por la gran actuación de un agente de policía. Tras una llamada de socorro de la madre porque su pequeña no respiraba, el policía logró reanimarla practicándole con mucho cuidado un masaje cardiopulmonar con suaves golpes en la espalda. Tras un minuto de angustia, el bebé volvió abrir los ojos y a respirar. Ahora se está recuperando en el hospital y el agente ha sido condecorado por salvarle la vida.