Belén hace sudar un poco a Pelayo... ¡Pero el cambio vale la pena!

¡Belén parece otra! Y aunque en un principio Pelayo la tuvo que convencer en ciertos aspectos, el cambio es extraordinario.

Sus familiares lloraban de felicidad y la propia Belén quedó encantada con su pelo, que tanto trabajo le costó cambiar. Un proceso duro que ya ha conseguido su recompensa.