Violeta y Julen, una relación complicada

La primera parte de la cita no ha acabado muy bien. Julen no ha sido capaz de convencer a Violeta y la tronista no ha aguantado más la actitud de Julen. “Me voy a ir, eres mi amor imposible”, le ha dicho Julen antes de que Violeta se marchara enfadada y dando un portazo.

Julen ha decidido ir detrás de los pasos de la tronista para poder despedirse. En un primer momento, Violeta no quiere saber nada de él: “Gracias Julen por dejarme tirada” ha dicho muy enfadada y cada uno se ha ido a una esquina de La Casa de los Tronistas para aclararse y asimilar lo sucedido.

Al rato, estando más tranquilos, han vuelto a verse. Violeta le ha dejado claro que detesta ser su “perrito faldero”, que siempre que decide irse, es ella quien tiene que ir detrás de él. Julen asegura que si está actuando tan mal es porque realmente está enamorada de ella y porque hay cosas que le superan y que no puede manejar. Entonces, Violeta le ha querido preguntar si realmente se quiere ir. Julen, que parece haber recapacitado, le dice que no, que se va a quedar. A partir de entonces, la cita ha tomado un rumbo nuevo hacia la reconciliación. ¿Durará?