'Los Gipsy Kings': Reformas a gogó y un perro tronista