'Los Gipsy Kings': Un adiós con trasiego de maletas