Juanes pasó de dormir en el suelo a ser protagonista del gran sueño americano

En sus inicios por hacerse un hueco en el mundo de la música Juanes no lo pasó precisamente bien. Dejó Colombia para marcharse a Miami, donde estuvo durmiendo en el suelo en casa de un conocido.

De allí se fue a Nueva York, pero la cuidad le pudo y, más tarde, se marchó a Los Ángeles. La ciudad le conquistó pero el dinero se iba acabando, no tenía coche y, gracias al consejo de su madre, que no le dejó rendirse, conoció al productor musical que le abrió la puerta al éxito y por el que pudo vivir el sueño americano.