Lola Herrera, de remitente a destinataria

Cuando la actriz observó que en el sobre estaba ella, Pili, una amiga de la infancia, no pudo contener la alegría.

"Querida, estoy loca, mis nervios me peuden, vengo desde Valladolid para decirte lo que ya he oído, que te espero, en el momento que tengas libre, en mi casa", le decía Pili. "Lo voy hacer, Pili, te lo juro", le contestaba.