A Manuel y Julio no les dan miedo los toros ¡pero sí las serpientes y las ratas!

Entre risas y mientras Manuel terminaba de preparar la comida, Bertín ha querido saber qué le da miedo a un torero. Ambos han coincidido en la “soledad”, no les gusta estar solos, incluso en los momentos previos a las corridas casi prefieren que haya alguien con ellos en silencio que esa soledad previa a enfrentarse al toro.

Pero más allá de lo emocional, hay algo con lo que no pueden: a Manuel le dan auténtico pavor las ratas y a Julio le dan repelús las serpientes.