El eterno dilema de Violeta con Barranco, las citas de Marina con sus chicos y su cabreo con Moha, y el abandono de Jaime