Natalia: “La bruja soy yo y en tu mano veo mucho amor”

Tras escuchar la triste historia de Ana, Cristina, Pelayo y Natalia han tenido claro que la castañera necesitaba mucho amor y que su trabajo iba a ir más allá de un cambio de look. 

Con muchísima ternura y dispuesta a quitar todo lo negro de su vida, Natalia se ha convertido en la bruja del cuento por unos minutos y le ha leído el futuro a la invitada en sus manos llenas de hollín.