La confesión de Moha y las dudas sobre Pedro que acaban sentándole en la silla caliente