El espía espiado: Rafa Mora se espió a sí mismo en el baño sin darse cuenta

Las escuchas secretas de Rafa Mora se han cobrado una víctima inesperada: el propio Rafa Mora.

Rafa Mora regresó de la tienda del espía con una corbata que no le pegaba nada y que provocó muchas risas entre sus compañeros. Sin embargo, consiguió disimular el micrófono que llevaba escondido y con el que se pasó toda la tarde espiando a sus compañeros. Pero el espía también ha sido espiado y es que las escuchas también le afectan a él personalmente. En parte de los 300 minutos de audio que grabó Rafa Mora, podemos oír cómo en una publicidad del programa, el colaborador se dirige al baño para miccionar y olvidarse de una de las normas básicas de la higiene en el lavabo después de hacer las necesidades básicas: lavarse las manos.