La fiesta de fin de verano no estaba saliendo como esperaban y la llegada de Aitor no la mejoró

"Éramos pocos y parió la burra", decía Violeta

La fiesta estaba un poco tensa desde el primer momento. Parecía que en general ninguno de los invitados tenía muchas ganas de celebrar nada. Y de repente apareció Aitor, un antiguo pretendiente, que hizo que el nivel de tensión se elevara aún más.
Violeta era quien más le conocía porque intento ir al programa a conocerla. "Me dio la chapa", aseguraba Violeta sobre Aitor asegurando que no es un chico que le caiga especialmente bien.
Aitor llegaba con una intención clara: conseguir estar un rato a solas con Maira. Algo que a los pretendientes de la tronista no les ha sentado nada bien.