De prófugo de la justicia a francotirador: la peculiar historia de Quique San Francisco y la mili

Con la advertencia de su madre de que si no iba a la mili no volvía a casa y viendo que ya tenía edad para que le hubiesen llamado, Quique San Francisco se presentó en un Cuartel para ver qué sucedía. Allí se enteró que llevaba seis meses como prófugo de la justicia y lo metieron a la cárcel. Tras salir gracias a la ayuda de su madre, fue enviado a Canarias a hacer la mili.

Tanto le gustó que se formó como francotirador y tenía claro que quería quedarse y hacer carrera allí. “No sabía que aquello me iba a gustar tanto”, asegura Quique San Francisco, pero su madre fue a buscarlo y volvió a Madrid para seguir con su carrera de actor.