La metedura de pata de Violeta, las confesiones de Marina y su cita con Alai