Chandebrito, una tierra que resurge de sus cenizas