Embarazada y en la calle

“Te miran como si fueras un bicho raro, yo lo único que quiero es volver a tener trabajo, no estoy aquí por gusto”, comenta.

Esta joven va todos los días a la puerta de la iglesia en busca de una limosna con la que poder comer.