Frank no logra tener sintonía con el águila

El aventurero abandona Mongolia convencido de que volverá para practicar está noble tradición.

Ha sido un viaje espectacular, pero Frank se va con el resquicio de no haber congeniado congeniar con una de las águilas mongolas.