¡Jesús Calleja despega con el paramotor!

La hora idónea para volar es el amanecer.

La acción del sol hace que el aire que está en la superficie se caliente y eleva el paramotor.