Padre e hijo en la calle

Lo que gana en la calle es para los dos: “Sería capaz de cualquier cosa antes de verle pedir limosna”, explica este padre coraje.

El muchacho le abraza y sonríe ante la adversidad: “Lo bueno de la crisis es que nos ha unido”.