Visitamos Florencia, una ciudad que huele a arte

La capital de la Toscana se erige como una de las ciudades más bellas de todo el planeta. Con la cultura como buque insignia, Florencia se ha convertido en uno de los sitios turísticos más destacados de Europa. Hoy en ‘Callejeros Viajeros‘ nos adentramos en las calles de Florencia.

Para empezar bien nuestro viaje, despertaremos en uno de los hoteles con mejores vistas de Florencia, situado en la localidad de Fiesole. Un hotel que nació como monasterio, pero que con el decreto de expropiación a la iglesia de Napoleón pasó a manos privadas.

Bajamos a la ciudad y recorremos las calles de Florencia. Nos fijamos en uno de los artistas callejeros, que se encuentra recitando la Divina Comedia de Dante Alighieri… ¡de memoria! Más adelante nos encontramos con uno de los puestos típicos de venta ambulante de la ciudad, que vende desde réplicas de arte, retratos, pañuelos, delantales… Todo para los turistas.

Una obligación en nuestra visita era pasar por el famoso puente Vecchio, el puente de piedra más antiguo de Europa. Allí, nos explican que el puente nació como una conexión entre el palacio dónde vivian los Medicci y el resto de la ciudad.

Por último, no podía faltarnos una buena taza de cappuccino en el que es valorado como el mejor café de Florencia situado en la Plaza de la República. Un café histórico pues fue ahí donde los intelectuales se reunieron para llevar a cabo el ideario de la unificación de Italia.