Viviendo casi en el siglo XVII

Pese a que utilizan gas y no tienen problemas para consumir alimentos o medicamentos convencionales, la vida Amish no pude ser más austera.

Además, sigue aferrada a las tradiciones de sus antepasados.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.