Viviendo casi en el siglo XVII

Pese a que utilizan gas y no tienen problemas para consumir alimentos o medicamentos convencionales, la vida Amish no pude ser más austera.

Además, sigue aferrada a las tradiciones de sus antepasados.