'Volando voy': El camino Lebaniego