En busca del yeti en los bosques de Bután

Desde Timpua hasta los valles de los brokpa, Jesús Calleja viaja durante dos días en una furgoneta a 30 km/h, ya que es la velocidad máxima permitida en este país.

Después, en un trayecto de trekking hasta Merak recoge testimonios de personas que aseguran con total naturalidad que han visto u oído al Yeti. "En esos bosques tan remotos, con una densidad de población humana tan baja, podía vivir algún animal desconocido. Por como lo describen los brokpa sería un simio de gran tamaño que se alimenta de frutos silvestres, que tiene pelo marrón y muy largo", cuenta el aventurero.