La clase alta se sienta a la mesa con Samanta

Lo más importante en las cenas de alta clase es la organización. Laura Fitera quiere conocer todos los detalles de la cena que está organizando.

El mayordomo empieza leyendo el nombre de los asistentes a la cena para que quede claro con quién se cenará esa noche. Seguido de este, el chef recita los platos que se servirán: un consomé servido en sopera, chateaubriand con jugo de carne y setas servido con guarnición de verduras.

La carne se hará delante de los invitados para destacar más su presentación. Se abarca entonces el riesgo de que algún invitado decida traer un detalle a la cena: en el caso de las flores, deben ir acorde a la decoración de la cada; en el caso del vino, estarían obligados a servirlo en la cena y cabe el riesgo de que no pegue con el menú; si se trae un postre o bombones también deberían servirse en la cena.

Los platos de respeto deben ser manipulados con guantes y solo por los camareros que servirán la cena. Los platos y las copas deben ir perfectamente alineadas y ordenadas según el uso que se les vaya a dar, al igual que ocurre con los cubiertos.

El look también es muy importante y Laura se encarga de alistar a Samanta para que se vea espectacular en la cena. Un vestido de infarto, joyas y perfume son los últimos toques.

'La frivolidad es una forma de tomarse la vida para ser feliz'