'Fuera de cobertura': Alicante, el nuevo edén ruso