'Fuera de cobertura': Prostitución de lujo, el negocio eterno