La felicidad bruta de Bután

En los años 70, Bután era un país subdesarrollado y su rey defendía que la riqueza no debía medirse por el dinero si no por la felicidad de sus habitantes. En Bután, han acuñado el concepto de la felicidad bruta.

Khempo Phuntsok es del alto comisionado de la Comisión Nacional de la Felicidad Bruta. La felicidad está basada en cuatro pilares: prosperidad económica, conservación y promoción de la cultura, buen gobierno y protección de la naturaleza. Miden la felicidad en el bienestar psicológico. Phuntsok considera que Bután tiene suerte de ser un país subdesarrollado porque "así podemos ver los errores que han cometido otros países. No queremos ser una sociedad consumista". La conversación con Phuntsok le cuesta 150 dólares a Jesús Calleja.