'La mesa del coronel': La bomba demográfica