Los padres chinos no se fían de la elección de sus hijos

Con 20 millones de habitantes, Shanghai es la segunda ciudad más poblada de China. Es una ciudad de contrastes donde los templos milenarios conviven con los rascacielos más modernos.

En esta ciudad, acudimos a una de las celebraciones más importantes del país: la boda. La ceremonia civil o religiosa suele ser meses antes de la verdadera celebración. En las bodas chinas, una muestra de que el invitado queda satisfecho es que sobre abundante comida sobre la mesa.