'En el punto de mira': El negocio de la superstición