'En el punto de mira': Casas en ruinas y pagar por trabajar