'En el punto de mira': Curaciones imposibles y sumisión química