'En el punto de mira': El negocio del pelo y falsos sanadores