'Familia': Cuestión de confianza