Graziel siembra las dudas

Un pequeño accidente mientras Rocio y Duna juegan hacen que sus padres y los demonios acaben en el hospital.

Cómo parte del plan, Graziel consigue sembrar la duda, a través del grupo sanguineo, de que el padre de Rocio sea realmente su padre.