'Grupo 2: Homicidios': El buen samaritano