Juan, despedido por romperle la nariz de un cabezazo a un escritor

Vero se ha reencontrado en la redacción con un antiguo cliente y, cuando éste ha intentado sobrepasarse con ella sabiendo que es prostituta.

Juan ha salido en su defensa y le ha pegado un cabezazo, rompiéndole la nariz. El señor Bornay le ha despedido inmediatamente.