Mario, a Vero: “Si quieres ayudar a Juan, lo mejor es que le dejes en paz”

Juan ha sufrido una doble luxación en los brazos y Vero se deshace por darle todos sus cuidados.

Mario, celoso y enfadado, le ha dicho que se vaya de su casa: “No vengas a darle mimitos porque él está completamente enamorado de ti y eso va a darle esperanzas”.