Los demonios pervierten a Teo

Los demonios quieren pervertir a Teo y poder utilizarlo a su antojo.

En una jugada orquestada entre todos los componentes del Mal, Teo cede y se convierte en discípulo de los demonios.