'Sé quién eres': Una frágil esperanza