Los orígenes de ‘Dreamland’: de un casting multitudinario a la escuela de baile

Dreamland es ficción, pero también tiene una parte realidad. Su director, Frank Ariza, nos narra los orígenes, aquello que él mismo quiso crear, un proyecto de ficción musical donde necesitaba a gente que cantara, actuara, bailara… Pero ¿cómo conseguirlo? La respuesta estaba clara, con un casting, pero no quería conformarse con ver a sus aspirantes un par de minutos, como es habitual: “se presentaron miles de personas, te das cuenta de la gran cantidad de gente que quiere cumplir su sueño ¿Cómo seleccionas a la gente? Con una convivencia”.

Y así lo hizo. Un autobús llevó a os 60 seleccionados a una casa donde, durante tres días, convivieron. Alguien tocaba la guitarra en la escalera, otro componía en el jardín, alguien cantaba en el salón… Pero no solo mostraron sus habilidades, Frank Ariza también pudo conocerles: “Los concentro, les doy clases, perfeccionamos a nivel artístico a estos grandes desconocidos, que ya no lo son tanto, y mientras tanto, componen la música del proyecto”.

El tiempo fue perfilando a los candidatos y, finalmente, a los elegidos. Ellos mismos nos contarán en este blog cómo ha sido su experiencia, qué han vivido y qué han aprendido: “Pero, sobre todo, destacarán lo más importante: que se está cumpliendo su gran sueño.