Mónica Naranjo se sincera sobre 'La isla de las tentaciones': “La realidad supera la ficción”

  • Mónica Naranjo entra en directo en 'Sálvame' para comentar cómo ha vivido ella 'La isla de las tentaciones'

  • 'La isla de las tentaciones' "me ha enseñado una cosa muy importante, a no juzgar”

  • Mónica Naranjo se une al fenómeno "Estefaníaaa" con su propia versión

La cantante y presentadora ha conectado en directo con 'Sálvame' desde México para contarnos cómo fue vivir en primera persona 'La isla de las tentaciones' y lo que el reality le ha enseñado.

"La realidad supera la ficción", comenzaba contando Mónica, que confiesa que, aunque a priori ella nunca ha sido curiosa, cada noche se pasaba por control para saber qué estaba pasando en ambas casas y cómo iban los participantes: “Me estaba volviendo loca con lo que estaba viviendo”.

A los colaboradores de 'Sálvame' se les acumulaban las preguntas: "¿Cuál es el momento en el que tú te has roto por empatizar con ellos y con ellas?", preguntaba Gema, e Ylenia continuaba "¿Has visto crueldad en alguno de los participantes?. "Ha habido mucho momentos, yo lo he pasado mal", contestaba Mónica y negaba que en los participantes haya crueldad: "Yo he visto personas que han entrado en una isla y han entrado en una especie de burbuja fantástica y se han dejado llevar".

Yo esa noche pasé miedo porque vi a Christofer fuera de sí

Al preguntarle por el famoso momento en el que Christofer, tras ver las imágenes de Fani con Rubén, se levanta gritando su nombre ("Estefaniaaa"),  Mónica se sincera: "Yo esa noche pasé miedo porque vi a Christofer fuera de sí [...] Llevaba días muy malito, no podía dormir, todo el equipo estuvimos muy encima de él para poder ayudarle", y añade "Me dieron ganas de levantarme e ir detrás de él y decirle 'tío estamos aquí, no estás solo', pero no pude hacerlo". "Ese día pasé mucha tensión y mucho miedo. Me dio mucha pena, Jorge", confesaba.

A pesar de esos ratos de tensión, Mónica está muy agradecida a 'La isla de las tentaciones': "Este programa me ha servido de espejo para saber que es lo que quiero en una relación y lo que no quiero", "me ha enseñado a no juzgar".